Unas amigas de otra época

¡Buenos días! La pantalla táctil de esta semana trata sobre Amigas y Conocidas. Flaco favor le hacen a las mujeres la mayoría de colaboradoras del programa de La 1. También lo podéis leer en la sección de televisión de los periódicos de Grupo Joly.

Unas amigas de otra época

amigasyconocidasHace unos días Raquel Córcoles, más conocida como Moderna de pueblo, acudió al plató de Amigas y conocidas para presentar su nuevo libro. Aquello parecía una entrevista del siglo pasado. Si por algo se caracteriza Raquel es por ser una mujer actual que pone en valor al género femenino. Pero las colaboradoras del formato de La 1 están todavía enclaustradas en otra época. Hicieron valoraciones tan inapropiadas sobre aspectos que deberían estar más que implantados en la sociedad actual que provocaban vergüenza ajena.

Hasta el momento no había tenido ocasión de ver el programa pero el revuelo causado hizo que me interesase por averiguar cómo era el formato capitaneado por Inés Ballester en la cadena pública. Si me hubiese atrevido a opinar sobre el programa antes de verlo, basándome en los prejuicios que hay sobre este tipo de programación en RTVE, hubiera acertado. Resulta lamentable cómo un programa compuesto por mujeres es tan retrógrado.

Con el partido que se podría sacar a un programa protagonizado por las mujeres y la cadena pública una vez más desaprovecha la gran oportunidad. A medida que ha pasado el tiempo las colaboradoras han ido cambiando y las de ahora apenas atraen a la audiencia. Escuchar a Isabel San Sebastián es el claro ejemplo de la pereza que provoca el formato. Los temas de los que tratan están o mal elegidos o por muy buenos que sean con las opiniones que vierten sobre ellos hacen un flaco favor a la sociedad. En estos años las tertulianas han criticado temas como la lactancia materna, han opinado que el nazismo tenía cosas buenas o han soltado por su boca comentarios racistas que no se deberían permitir. Tiene que haber opiniones de todo tipo pero hay que saber en qué lugar se están expresando y la responsabilidad que tiene quien las manifiesta. Pero tristemente esto es lo normal en nuestra cadena de servicio público.

En cuanto a la relación entre las colaboradoras y la presentadora se excusan en que a la audiencia le gusta decir que se enfadan entre ellas porque eso vende más, aunque aseguran que se llevan perfectamente. Pero las miradas que se echan entre algunas de las que se sientan a la mesa cada mañana delatan que hay casos en los que no se aguantan las unas a las otras. O eso, o son muy teatreras. En el grupo actual de tertulianas solo se salvan Berta Collado y Luz Sánchez Mellado. Son las únicas comprometidas con lo que ocurre en el mundo de hoy y con las mujeres.

Comparte esto:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Add comment

Creado por Emotive Lab