La edición más floja de ‘La Voz’

Voy a contracorriente. Consultando los datos de audiencia de la noche de ayer, veo que un lunes más La Voz fue líder indiscutible con un 25,3% de share frente al 18,5% de Bajo Sospecha y el 10,8% del Ministerio del Tiempo. Los dos lunes anteriores tuve claro que vería el programa musical en la tele y que dejaría las dos series para el ordenador en cualquier otro momento de la semana. Pero ayer cambié.

Tenía claro que El Ministerio del Tiempo era mi última opción. Ya he expresado en varias ocasiones que la serie me encanta pero suelo esperar al fin de semana para disfrutar de ella. Como en semanas anteriores a las 22.00 ya estaba enchufada a la tele viendo el talent de Telecinco. La diferencia fue que media hora más tarde ya había cambiado a Antena 3 esperando a que empezase el penúltimo capítulo de Bajo Sospecha.

Decidí terminar el lunes con la ficción de Atresmedia porque aunque no la considero una gran producción me provoca cierta intriga y consiguió mantenerme despierta hasta el final. Llegados al tercer programa de la tercera edición del formato musical presentado por Jesús Vázquez puedo confirmar que me está aburriendo bastante. Hay cuatro factores que son los que hacen que no esté disfrutando tanto de La Voz como con las dos ediciones anteriores. Os los cuento aquí, a ver si vosotros compartís alguno de ellos o por el contrario el programa os sigue enganchando:

Fuente: Telecinco

Fuente: Telecinco

– Los concursantes: Llevamos ya tres programas y de momento no hay ninguno que me haya puesto los pelos de punta. No he escuchado a nadie que rompa con lo que ya tenemos. En esta edición a la hora de presentarlos a los espectadores valoran mucho más sus historias personales que su instrumento vocal. En el programa en lo que se supone que lo único que debe importar es la voz nos cuentan las trágicas, emotivas y dramáticas historias de las vidas de los participantes, que consiguen más empatía por esto que por su música. Todavía quedan audiciones a ciegas, aunque es complicado que veamos a un David Barrull, a un Rafa Blas (que por cierto, pese a ganar la primera edición no le han hecho ni caso pero acaba de sacar su segundo disco), a una Maika o a un Paco Arrojo.

– El telón: Esto viene al hilo de lo que he dicho en el párrafo anterior. Para hacer algo diferente este año algunos concursantes cantan detrás de un telón para que aunque los jueces se den la vuelta sigan sin verlos. Detrás de la tela siempre se esconde alguien con una particularidad. Gemelas, un chico cuya voz es femenina o una chica con problemas de visión. Con esto potencian aún más lo que no es la voz de los participantes, que como indica el nombre del programa debería ser lo importante, sobre todo en las audiciones a ciegas. Un intento de factor sorpresa que no tiene mucho sentido.

– Los coach: Cuando anunciaron quienes eran los cuatro capitanes de los equipos pensé: “éxito asegurado”, pero al final menos Laura Pausini, los otros tres están haciendo que me aburra. Explico por qué. Soy fan de Alejandro Sanz, desde pequeña, me encanta, es el cantante al que más escucho, sigo y admiro. Es genial que decidiera participar en la versión española de La Voz pero no tiene ninguna emoción. Cada vez que se da la vuelta el concursante se va con él. Así que la lucha entre los coach por conseguir que los talents se vayan a sus equipos no tiene sentido. Eso sí, disfruto con cómo Alejandro transmite todo lo que sabe sobre música. Otra que me encanta es Malú. Pero se nota que ya es la tercera edición. En la primera estuvo algo más comedida, en la segunda explotó haciendo las delicias del público que todas las noches la convertían en Trending Topic. Una pena que ahora su rol resulta bastante repetitivo y no hay tanta sorpresa como anteriormente. Y Orozco fue el gran descubrimiento del año pasado pero como ocurre con Malú su poesía ya cansa un poco. Por lo menos las risas están aseguradas con Laura Pausini. Para mí la italiana es la gran protagonista de La Voz 3. Loca y sensata al mismo tiempo transmite una energía que traspasa la pantalla.

– Jesús Vázquez: En mi lista de presentadores españoles favoritos ocupa uno de los primeros puestos. Pero en esta edición de La Voz lo veo algo flojillo. No percibo que esté tan entusiasmado como en la primera y segunda etapa del show y cuando el gallego presenta un programa es uno de los pilares que lo sostienen, y esta vez a ratos se tambalea. Además echo de menos que Tania Llasera aparezca más. Su locura y entrega es muy necesaria para que este programa no decaiga. 

¿Cómo estáis viviendo vosotros esta tercera edición? Espero que me lo contéis y que disfrutemos de lo que queda de programa. 

Comparte esto:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Add comment

Creado por Emotive Lab