Los coaches

¡Buenas tardes! Os dejo la Pantalla táctil de esta semana, que trata sobre la cuarta edición de La Voz. Pienso que lo mejor son los coaches y que sin ellos el formato perdería bastante calidad…

Los coaches

El título del artículo de hoy corresponde a cómo creo que debería llamarse el programa La Voz. En la cuarta edición ya ha quedado claro que lo de menos es la voz de los participantes. Como suele ocurrir con todos los concursos la primera edición fue la mejor. En la segunda y la tercera primaron más las historias personales de los participantes que sus cualidades vocales. Al menos esta vez intentan camuflar los problemas o peculiaridades más allá de la música que hacen especial a cada cantante (que los tienen y seguro que se irán conociendo más a fondo conforme pasen los programas). Pero de momento no hay vozarrones que hagan justicia al nombre del programa.

LV4-AUDICIONES1-A.SANZSi a algo se debe su éxito de audiencia es a la poca competencia que tiene la noche de los miércoles y a los coaches. Ver juntos a Malú, Manuel Carrasco y Alejandro Sanz es un gusto. No me olvido de Melendi, pero hay que reconocer que el asturiano queda en un segundo plano al lado de estos tres monstruos. Se echa de menos a Rosario Flores y Laura Pausini. Lo que me ocurre en esta edición es que tengo ganas de que terminen las actuaciones para escuchar las valoraciones de los tres grandes artistas del panorama musical español, ver cómo discuten entre ellos para hacerse con el mejor equipo y la buena relación que les une. Y si además en alguna que otra gala cantan no se puede pedir más. Cada vez que Alejandro Sanz hace una valoración sobra todo lo demás. En la forma en la que dice las cosas está muy presente su faceta de compositor. Normal que casi todos se quieran ir a su equipo. La garra de Malú es imprescindible en este formato. Es la única que ha estado en todas las ediciones y es la que más lleva dentro la esencia de La Voz. Manuel Carrasco se ha estrenado a lo grande en la edición de adultos con la humildad que le caracteriza. Y para no dejar a Melendi más de lado aún, hay que agradecer que reconozca que vocalmente él no está a la altura de algunos de los que intentan convertirse en la mejor voz del programa.

De momento el papel de los presentadores se echa de menos, más que nunca, falta su energía. Tania Llasera siempre supone una alegría y dosis de positividad para un programa y no estará hasta los directos. Jesús Vázquez está algo apagado. Es cierto que tampoco cobra gran importancia hasta las galas en directo, cuando esperemos que despliegue de nuevo su potencial, pero en otras ediciones cuando acompañaba a los concursantes antes de salir a cantar y a los familiares estaba más metido en las historias. Así que en las audiciones a ciegas los coaches se lo guisan y se lo comen. No necesitan a nadie. Son los protagonistas absolutos. Si en un futuro hay una quinta edición en Mediaset no deben bajar el listón de los coaches si hay alguna baja entre los que están ahora mismo. En ese caso el programa perderá cada vez más interés y se convertirá en uno de esos formatos que tuvieron tanto éxito pero que al final serán recordados por su mal final debido a las ansias por explotar los que en su día fueron buenos formatos.

Comparte esto:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Add comment

Creado por Emotive Lab