Pequeños chefs

Buenos días. En numerosas ocasiones he comentado que no me gustan los concursos en los que participan los niños en televisión. Pero Masterchef Junior tiene algo especial. La pantalla táctil de hoy también la podéis leer en la sección de televisión de los periódicos de Grupo Joly.

Pequeños chefs

masterchefjuniorLos concursos de televisión en los que los participantes son niños resultan un peligro para los pequeños. En la mayoría de ocasiones se lo toman demasiado en serio y pierden la conciencia de la edad que tienen y de cómo deben disfrutar de lo que les gusta. Pero entre todos los talents de niños hay uno que marca la diferencia, que tiene algo mágico que engancha, gusta, entretiene y deja a un lado la reflexión anterior. Se trata de Masterchef Junior. La versión infantil del programa de Eva González es una de las mejores opciones para disfrutar en Navidad junto a toda la familia. Lo mejor que tiene el concurso de La 1 es que nunca pierde de vista que los participantes son niños de ocho a doce años. El equipo hace todo lo posible para ambientar cada programa conforme a la edad de los protagonistas. Esto queda demostrado al ver los decorados del plató, los escenarios de las pruebas de exteriores o los disfraces que se ponen con humor la presentadora y el jurado para amenizar las pruebas.

La presentadora y el jurado también ayudan a que esto sea así. Además en esta ocasión Eva González se muestra mucho más emocionada. Su embarazo aporta más ternura si cabe a su trabajo. En el jurado los roles están muy bien repartidos. Samantha es la encargada de pronunciar las palabras que pronunciaría una madre en los momentos de lágrimas. Pepe les habla con ternura a la hora de hacer las valoraciones y ríe y se emociona olvidándose de las cámaras. Y Jordi, el más duro de los tres, se ablanda ante la inocencia que demuestran los pequeños aspirantes. Y el casting. Qué decir del casting. Los niños además de cocinar bien, de elaborar platos que a muchos adultos ni se nos ocurrirían, hacen unas reflexiones que dejan boquiabiertos al espectador y demuestran que las nuevas generaciones vienen pisando fuerte. Y nunca pierden de vista (y en caso de hacerlo se lo recuerdan) que están ahí para divertirse y aprender, que se trata de un juego y se alegran por los triunfos de sus compañeros. Con concursantes como Juan Antonio, María, o Fernando las sorpresas, las risas y las lágrimas están aseguradas en esta edición.

El hecho de que gran parte del programa se emita en Navidad es todo un acierto. El problema, como siempre, es el horario de emisión. Por mucho que los niños (y algunos mayores) tengan vacaciones, el hecho de que termine a altas horas de la madrugada es indignante. Es complicado comprimir las tres pruebas que hay en cada programa en menos tiempo, pero se hace demasiado largo y es difícil ver el programa entero de una vez.

Comparte esto:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Add comment

Creado por Emotive Lab