No me levanté, me quedé dormida

Jesús Vázquez + Talent show, una fórmula que casi siempre funciona. Y digo casi siempre porque para mí ayer no funcionó. Un programa que se llama Levántate consiguió todo lo contrario, que me quedase dormida. Como ocurre con todo lo que hace Jesús la audiencia fue muy buena (21,1%), y creo que si el formato se mantiene en la parrilla en gran parte es porque es el gallego el que lo conduce. Si a su profesionalidad y a su atractivo se une verle continuamente emocionado no es de extrañar que se convierta en el mayor reclamo del formato.

En uno de los primeros posts de este blog ya comenté que me parece fatal que se hagan tantos programas de niños y que si encima los emiten a horas de la noche que no son propias del horario infantil mi conclusión es que más que hacer una televisión para los pequeños lo que se hace es una televisión a costa de ellos, que no tienen culpa de nada. Y una vez más se programa un talent de niños a desde las diez de la noche hasta altas horas de la madrugada. Además lo de talent lo pongo en duda porque en esta ocasión no es que se vea el talento en cante, baile o cocina de los niños. Lo que se ve es a los pequeños con sus progenitores intentando emocionar independientemente de lo mal que cantan. De la emisión de anoche en cuanto a buena voz se salvan muy poquitos.

Fuente: Telecinco

Fuente: Telecinco

Lo de que canten con sus padres tampoco me chifla. Me da la sensación de que la frustración de padres y madres por no haber podido demostrar sus “dotes vocales” hace que utilicen a sus hijos para quitarse el gusanillo.

El momento más destacado de la primera entrega de Levántate es la actuación de Adrián, un niño que sufre hidrocefalia y que tiene una voz privilegiada. A Adrián se le veía contento y feliz mientras actuaba y por eso salvo el momento, porque por lo demás creo que la cadena se ha aprovechado de la situación para conseguir más audiencia. No han esperado ni un solo programa para contar con el chiquillo.

El jurado tampoco me convenció. Pedro García Aguado no me pega en un programa de este tipo, que se quede mejor en Hermano Mayor y ya está. Y el papel de buenas que hacen Ruth Lorenzo y Niña Pastori me pareció sobreactuado. Dejaremos pasar alguna semana mal para ver si se van haciendo con la silla. Por cierto, al empezar la gala salió el nombre de un nuevo género: Emotalent… Pues qué queréis que os diga pero a mí que aparezca la palabra Emo en un programa de niños no me da muy buenas vibraciones. 

Comparte esto:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Add comment

Creado por Emotive Lab