No sin Mercedes

El próximo lunes mi Pantalla táctil de los periódicos del Grupo Joly tratará sobre la marcha de Mercedes Milá de Gran Hermano. Pero me adelanto y la publico ya en mi blog para agradecer a la presentadora que haya convertido el programa en historia de la televisión de nuestro país. ¡Nunca será lo mismo sin ella!

No sin Mercedes

Hay programas de televisión cuyos presentadores son un pilar fundamental. Cuando se les sustituye el formato pierde gran parte de su esencia y corren el riesgo de ver cómo baja la audiencia, de recibir críticas negativas e incluso de desaparecer. Ocurrió con Risto Mejide en Viajando con Chester. Pepa Bueno, pese a ser una gran comunicadora, no consiguió que la sombra de su predecesor desapareciera. Sucedió con un programa de éxito como Operación Triunfo, cuando Pilar Rubio sustituyó a Jesús Vázquez y el concurso terminó de manera anticipada y fría. Es como si Jordi Hurtado abandonase definitivamente Saber y ganar. El concurso no se entendería sin él. En estos casos es mejor una retirada a tiempo que una derrota. Continuar con estos programas sin el rostro que le da identidad es un error.

MercedesMila

Aunque muchos no quieran reconocerlo Gran Hermano es un formato que ha marcado la historia de la televisión de nuestro país. Cada año bate récord de audiencia en Telecinco, al casting cada vez se presentan más anónimos deseosos de entrar en la casa de Guadalix y crea polémica entre quienes lo aman y quienes lo odian. Buena parte de su éxito corresponde a Mercedes Milá, sin quien no se entiende el reality. Cuando el pasado miércoles se dio la noticia de que la presentadora abandonaba Gran Hermano y que su sustituto será Jorge Javier Vázquez los seguidores del programa revolucionamos las redes sociales. Mediaset se empeña en anunciar la salida de sus rostros estrella por falta de acuerdo económico. Pero es relevante que esto suceda cuando Milá acababa de hacer unas declaraciones criticando a Supervivientes. Sea por falta de acuerdo económico o por no aceptar las opiniones de una de las mujeres con más personalidad de la televisión, lo cierto es que sin haber empezado la edición 17 de Gran Hermano ya hay que temer lo que va a ocurrir. Seguirá teniendo muy buena audiencia pero a su vez recibirá más críticas que nunca. El reality ya ha perdido su esencia. Jorge Javier es un buen presentador pero no para Gran Hermano. Él es un buen maestro de ceremonias para programas como Sálvame, realities donde los famosos son protagonistas o formatos tipo Isabel Gemio. Su egocentrismo ha hecho que no sepa decir no a un caramelo como Gran Hermano y el problema es que este es un programa que hay que presentar con el corazón  y no como un programa más para aumentar el currículum. Solo falta que sustituya a Pedro Piqueras o Ana Rosa Quintana y así se hace con el monopolio de la cadena.

Si en la tercera edición presentada por Pepe Navarro ya se echó de menos a Mercedes, tras trece ediciones consecutivas siendo ella una de las protagonistas de cada gala, se echarán de menos sus “conectamos con la casa”, “la audiencia ha decidido” o “la puerta de Gran Hermano se abre para recibir a…”. A los seguidores del programa siempre nos quedará la esperanza de que como ocurrió hace unos años la presentadora decida volver a su plató, a su programa, a su casa. Habrá que conformarse con verla en Convénzeme, un programa sobre libros que va a estrenar en Be Mad. Aunque tratándose de lectura y cultura caeremos en el error de siempre y lo dejaremos pasar sin pena ni gloria.

Comparte esto:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Add comment

Creado por Emotive Lab