RTVE controla hasta las redes sociales de sus trabajadores

Algunos piensan que los periodistas podemos hacer y decir todo lo que pensamos, que si no se sacan algunas informaciones o no se habla con algún personaje de la actualidad es porque no se quiere. Y no es así. Para no perder puestos de trabajo en una profesión de la que siempre he dicho que ha sufrido dos crisis (la de todo el mundo y la del periodismo) hay que acatar algunas normas que imponen desde arriba. Que por cierto, muchas veces los que están arriba ni son periodistas ni entienden lo que sienten los que se dedican a ellos. La labor que hacen periodistas como Jordi Évole o Ana Pastor en televisión es digna de admirar. Pero no porque ellos puedan hacerla los espectadores tienen que pensar que todos podemos llevarlas a cabo. Yo por suerte solo me he encontrado con un NO a publicar algo en la etapa que estuve en Barcelona. Y se pasa muy mal.

Cada vez son más las formas de silenciar a los trabajadores de los medios de comunicación. El periódico El Mundo informaba ayer de que RTVE limitará las expresiones de sus periodistas en Twitter y Facebook. Así lo cuenta el medio: “Las cuentas vinculadas a la pública (por ejemplo @nombre_de_empleado_tve) deberán estar “ligadas a las áreas correspondientes a la actividad laboral” y tendrán prohibido difundir “noticias en ningún formato (textos, fotos, audios o vídeos)”. Sí podrán “incluir enlaces a noticias de RTVE que ya hayan sido publicadas en la web de la empresa y cuentas corporativas de RTVE en las redes sociales”. Además aseguran que “En caso de incumplimiento (…) RTVE adoptará las medidas que en cada caso resulten procedentes“.

Las cuentas personales de los trabajadores quedan fuera de esta norma. Al menos supuestamente. Porque no me extrañaría que hubiese alguien que se dedique a “vigilarlas” y en caso de encontrar algo con lo que no esté de acuerdo a la corporación se tomen decisiones en contra de esa persona.

Por si esto fuera poco, las cuentas de los programas de la cadena deben estar a cargo del director de cada formato o por quien este decida. Es patético ver cómo desde la cadena pública, donde la pluralidad brilla por su ausencia, llegan a estos límites. Luego no entienden por qué su cuota de audiencia apenas pasa de los dos dígitos. Pese a los grandes profesionales que trabajan en RTVE la gestión que hacen los de arriba se carga toda la profesionalidad. Una pena.

Comparte esto:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Add comment

Creado por Emotive Lab