Una pena que ‘Masterchef’ cada vez tenga más de reality

Espero que la nueva edición de Masterchef se centre en la cocina. Uno de los aspectos que más me gustó de la primera edición del programa fue que dejaba a un lado el factor reality para centrarse en las dotes culinarias de los participantes. De vez en cuando algún aspecto personal de los concursantes hacía aparición, pero no resultaba molesto porque no pasaba la frontera de convertir el programa de cocina en uno de convivencia. En la segunda edición llegaron al límite. Hubo peleas entre los concursantes que iban más allá del trabajo en las cocinas, que dejaban los fogones a un lado para sacar la parte mala, trágica o simpática de las personas y no sus defectos y virtudes como cocineros.

Anoche comenzó la tercera edición del programa presentado por Eva González y aunque queda mucho por delante, me atrevo a decir que la parte de reality show seguirá creciendo. Lo digo por los concursantes que han conseguido el delantal blanco. Es cierto que ayer fue un día de presentaciones, donde tenían que acercar a los nuevos aspirantes a los espectadores, pero yo me enteré de poco en cuanto a cocina se refiere. Hubo más de personal que de profesional. De hecho antes de que dijeran quienes formarían parte de las cocinas era fácil adivinar quienes serían por el protagonismo que el programa dio a sus vidas. No por los platos que cocinaron, sino por sus historias. Una concejala, un militar con una infancia difícil, una nutricionista embarazada, un médico que a priori resulta repelente pero al que seguro se le cogerá cariño, una paraguaya que de niña lo pasó mal, el guaperas, el sevillano gracioso, la abuela que no se corta, la señora estirada… Estos son solo algunos de los perfiles a quienes tendrán que juzgar Pepe, Jordi y Samantha. Si os digo la verdad ni recuerdo qué platos presentaron. Lo de anoche fue más un show que un programa de cocina.

Fuente: RTVE

Fuente: RTVE

No dudo de que cocinen bien, seguro que aprenderán mucho y harán platos espectaculares. Pero la forma en la que Masterchef vendió ayer esta nueva edición no me gustó. Parece que si no tienes una vida “normal” ya no puedes ponerte el tan deseado delantal. Espero que esto solo sea porque era el programa de presentación y que las próximas semanas vuelva la esencia de la primera edición del formato de La 1. Que la cocina sea la protagonista, por favor.

Comparte esto:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Add comment

Creado por Emotive Lab